domingo, 21 de junio de 2009

"Enseñanzas Sexuales de la Tigresa Blanca" (Hsi Lai)

Otra de las últimas lecturas, cortesía de Ediciones Obelisco para la sección de “La estanteria de Ház” de “Sabàtic”: “Enseñanzas Sexuales de la Tigresa Blanca”, firmado por un tal Hsi Lai, que pretende ser un compendio de sabidurías antiguas y arcanas y secretas, y se queda como tantas otras veces en el mucho ruido y pocas nueces... aunque hay que decir que en este caso las nueces son interesantes. Porque a través de ese marasmo de repeticiones de datos, mezclas autobiográficas y enseñanzas de técnicas orientales de las de “nueves veces mirando hacia arriba y nueve veces mirando hacia abajo”, se pueden atisbar cosas que valen la pena.

Como siempre, ya de por sí resulta interesante el hecho de enfocar la sexualidad de forma distinta a la occidental, y no está mal el asunto de ligarla con la longevidad o incluso con la inmortalidad (entendida como vivir una no solo larga, sino también sana y próspera vida). Es cierto que el sexo, de algunas formas y en determinadas condiciones, desgasta mucho la energía (al menos en los hombres), y que es necesario algún tipo de “control” (igual que es necesario tener un “control” con la ingesta de comida), y supongo que es bastante probable que haya mujeres capaces de extraer energías para tener un buen aspecto físico... pero también como siempre, los chinos marean demasiado la perdiz (al menos, por escrito): con el estudio y la práctica de las filosofías antiguas del Indo me di cuenta de que aquellas gentes tenían razón respecto a la necesidad de no complicarse la vida. Es decir, que he llegado a la conclusión (errónea o no) de que lo de las artes marciales y las repeticiones de movimientos hasta la saciedad, tan del gusto oriental, es una buena cosa para controlar mentes erráticas y neuróticas... pero ni mucho menos es la única vía, ni la más rápida, ni la más sencilla (y todo esto coincide con lo que leí de Tokitsu, un maestro japonés de artes marciales cuyas tesis son acertadísimas).

Así pues, no es un mal libro, pero tampoco es un libro extraordinario... además de que tampoco estoy seguro de cuánto hay de verdad en él y cuánto no (yo diría que alguien que tiene las experiencias que dice haber tenido este autor, debería decir cosas mucho más interesantes...). Yo no me lo tomaría al pie de la letra, e investigaría un poco más antes de sumergirme en algo como esto...
Ah, y ahora sí, ya es oficial... a pesar de que curiosamente el tiempo se ha recrudecido un poquito: ya es verano, así que feliz verano...

No hay comentarios: